We Are Curated: Coches vintage de lujo que se venden por Internet en todo el mundo


Jordi Ricart llegó a Miami el 12-12-12, una fecha mágica que le deparaba un futuro comprometedor. Acudía a la llamada de ayuda de un amigo para levantar un negocio en quiebra. Hoy es el copropietario de cinco empresas, entre ellas We Are Curated, un concesionario de coches vintage de lujo que factura 20 millones al año y trabaja duro con un sueño en mente: dar la vuelta al mundo en velero junto a su familia.

 

 

We Are Curated es un modelo de concesionario muy particular y exclusivo. “Todo lo que hay aquí tiene menos de 10.000 millas, son ediciones limitadas y modelos de los años 70, 80 y 90 europeos, sobre todo, Lamborghini y Ferrari”, explica el emprendedor barcelonés que fundó el negocio en 2015 junto a dos socios, John Temerían, una eminencia en este sector, y Alan Lazowski, inversor y mentor desde el inicio del proyecto.

El concesionario vende alrededor de 50 vehículos al año pero la clave del negocio no son las ventas, sino lo que Ricart denomina ‘treasure hunting’, es decir, la búsqueda de esos ‘tesoros’ por todo el mundo, una tarea en la que su socio John es especialista y tiene una alta reputación internacional. “Es muy fácil vender estas piezas únicas; pero es muy difícil encontrarlas”, reconoce Ricart.

Los compradores de este tipo de vehículos son, principalmente, coleccionistas de coches y tienen dos nichos curiosos. Por un lado, los herederos de fortunas que nacieron durante el ‘baby boom’, “la época en la que se ha creado más riqueza en la historia de la humanidad”, y que crecieron “rodeados de pósters de estos coches en su habitación”. Para ellos es una compra emocional, un capricho que les devuelve a su infancia. Por otro lado, también tienen un grupo de clientes que buscan un tipo de inversión alternativa y conocen la rentabilidad de los coches clásicos. “En los últimos 20 años es el sector que más se ha apreciado, más que el oro, el vino, el arte…”, señala el emprendedor.

We Are Curated: Coches vintage de lujo que se venden por Internet en todo el mundoOtro aspecto de su modelo de negocio es que los clientes no sólo proceden de Miami o Estados Unidos, sino de todo el mundo. Europa, Asia y Latinoamérica son los principales mercados gracias, en parte, a su fuerte apuesta por el marketing online y el posicionamiento en Internet, de donde viene el 80% del negocio. Por increíble que parezca, estos coches de hasta un millón de euros se venden por Instagram…

Además de este servicio de compraventa, We Are Curated ha dado un paso más en su especialización y recientemente ha abierto un taller destinado a la reparación de coches clásicos. “Veíamos que recomendábamos talleres a nuestros clientes y no quedaban satisfechos, así que decidimos hacerlo nosotros y tuvimos la suerte de encontrar a un chico brasileño que llevaba desde los 12 años dedicándose a esto”, subraya Ricart.

En cuanto a su faceta como emprendedor, el barcelonés considera que abrir un negocio en Estados Unidos “es duro”, pero anima a todos los emprendedores a dar el salto con convicción, perseverancia y esfuerzo. “Si te dedicas durante los dos primeros años a trabajar muy duro, a partir del segundo ya estás pagando facturas y a partir del tercero ya estás empezando a vivir bien. Está comprobado”.

Como valores positivos de EEUU, Rircart destaca la mentalidad americana en los negocios, abierta e incluso “agradecida” al recibir propuestas, un factor que marca una importante diferencia con la postura común española, más conservadora o reticente a la novedad. Y, como segundo valor, la importancia de la figura del mentor, representada en empresarios que transmiten su ‘knowhow’ a noveles y les guían en su desembarco o crecimiento en el mercado estadounidense. En su caso concreto, Alan Lazowski es su mentor y les ha abierto puertas. “Yo creo que hoy en día estamos aquí gracias a él. John y yo hemos hecho mucho, pero las decisiones que hemos tomado no habrían sido las mismas”, reconoce el español.

En este sentido y desde su punto de vista, el fundador de We Are Curated identifica dos tipos de emprendedores españoles en Miami. Por un lado, “los que llegan pensando que se van a comer el mundo y se dan un batacazo” y, por otro lado, aquellos que “llegan sin hacer ruido” y tienen éxito. “No he visto una cosa intermedia”, sentencia.

Lo más curioso de la historia de Jordi es que no es un amante de las cuatro ruedas y ni siquiera tiene coche, sino que se desplaza en Uber. “Me encanta, así puedo hacer llamadas, consultar emails…”. Más que la carretera, lo suyo es el agua y dedica su tiempo libre a navegar. En su futuro, de aquí a 10 años, ya dibuja un sueño: “Quiero retirarme a los 45 años y dar la vuelta al mundo en velero con mi familia… y gestionando mi negocio desde el barco, claro”, asiente seguro mientras esboza una de sus cálidas y eternas sonrisas.

 
We Are Curated: Coches vintage de lujo que se venden por Internet en todo el mundo


Más información y contacto: We Are Curated