La ‘Celestina’ de las empresas españolas en Londres


Joven emprendedor, abogado español, estudiante de inglés, trabajador de ETTs británicas, ‘solicitor’ inglés, miembro del Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio y, sobre todo, un mago de las relaciones públicas hispano-británicas. Ignacio David Morillas-Paredes es socio de Colman Coyle. Pero este puesto es sólo el último escalón de una trayectoria de superación que comenzó hace dos décadas cuando este ‘solicitor’ granadino desembarcó en Southampton en 1999. Llegó con una carrera de Derecho y un objetivo claro: aprender inglés. Antes de triunfar en la capital y llegar a ser socio en un despacho de abogados ingleses, fue encadenando trabajos temporales de toda índole, desde la lonja portuaria hasta un ‘calling center’. Antes de llegar a Reino Unido, este emprendedor ya había montado en España una empresa de importaciones y exportaciones, pero dirigida únicamente al mercado latinoamericano por su desconocimiento de otros idiomas: «Fue entonces cuando me di cuenta de que el inglés era esencial».

Pero además de esta trayectoria profesional, Morillas-Paredes destaca sobremanera por ser una de las figuras españolas más influyentes en la sociedad londinense gracias a una capacidad para las relaciones públicas que le ha convertido en la perfecta ‘Celestina’ hispano-británica. Con esta red de conexiones, el emprendedor no se dedica sólo a asesorar legalmente a sus clientes, sino que también realiza la función de nexo conector entre empresas, profesionales y causas sociales. Este espíritu de ‘hermanamiento’ o networking tiene un gran valor tanto para nuevos emprendedores en Londres como para la unidad de la propia comunidad empresarial londinense. «Puedes poner en contacto a ‘A’ con ‘B’ y puede que ellos mismos colaboren; o bien, puedes tocar a la puerta de ‘C’ y éste puede que te escuche, especialmente si estamos hablando de causas que merecen la pena ser apoyadas», asegura el abogado español.

1-colman-coyle_57c93f204f245Esta faceta se complementa con su servicio de asesoramiento en Colman Coyle, un despacho que cuenta con una plantilla de 40 empleados, lo que en Londres lo convierte en «un despacho mediano». El ámbito legal en el que Morillas-Paredes concretamente está especializado es principalmente el asesoramiento a empresas españolas en el Reino Unido en temas tanto comerciales como procesales; arrendamientos de negocios, compra de empresas, temas laborales, desacuerdos societarios o temas de arbitraje internacional. Con ello, intenta proporcionar “un camino que sea algo más fácil a todas estas empresas», explica desde su despacho de Islington, un barrio londinense con una alta actividad comercial y de ocio.

Y es que, dentro del mercado británico, cada vez son más las empresas españolas que se han abierto camino en los últimos años o que consideran al Reino Unido como un mercado prioritario para su internacionalización. En estos casos, Morillas-Paredes cree que resulta fundamental dotar de una nueva perspectiva y ‘resetear’ a estos emprendedores porque «vienen de otra jurisdicción, desconocen la idiosincrasia y además están acostumbrados a triunfar en su mercado». “En el Reino Unido se constituye una empresa literalmente en dos días con un capital social de tan solo una libra», pero para tener éxito la empresa debe darse cuenta de algo que, para el socio del bufete, resulta fundamental: «Deben dejarse guiar y hacerlo de la mano de los profesionales correspondientes«. Después, una vez que la empresa ha conseguido triunfar en este complejo mercado, el abogado no duda de que este éxito será un trampolín hacia otros países y que «se alcanzará también en cualquier otro mercado».

La ‘Celestina’ de las empresas españolas en LondresRespecto a la gran emigración española en Londres, Morillas-Paredes opina sin ninguna duda que «es exactamente igual de complicado» hoy que hace veinte años. La dificultad con la que se va a encontrar el español no es sólo debido al idioma, sino que se trata de «una cuestión de idiosincrasia». La cultura con la que el expatriado se va a encontrar es completamente diferente, las tradiciones son otras, no está familiarizado con los hábitos del país… En definitiva, «siempre es un ‘shock'», recalca. Morillas-Paredes también señala que está en total desacuerdo con ese importante sector de la sociedad española que cree y que señala como negativo el hecho de que el talento esté saliendo de España. Desde su punto de vista, emigrar es algo que enriquece a un país ya que cuando esas personas decidan retornar «lo harán con otra perspectiva». «Thinking out of the box» (pensar fuera de la caja) es lo que, según el abogado, puede nutrir e impulsar a un país.

Además, el emprendedor es miembro del comité directivo de la Cámara de Comercio de España en Gran Bretaña y el fundador, junto a otros dos amigos, del ‘Spanish Dinner Club’, un foro informal de españoles profesionales en Londres que se reúne una vez al mes en restaurantes, hoteles o establecimientos relacionados con España. Se trata de una reunión «muy distendida, un networking muy relajado en el que se hacen amistades», explica este infatigable hombre de leyes escritas…y no escritas.


Más información y contacto: COLMAN COYLE ABOGADOS