My Relocation, la agencia de relocation en París fruto de la experiencia ‘expat’


Un periplo por siete países y más de diez mudanzas. Así es como transcurrió la vida de María Moro hasta que se asentó en París hace ya ocho años. Su propia experiencia de movilidad internacional fue la base para emprender en la capital francesa y crear la agencia My Relocation. La empresa ayuda a las familias de expatriados a encontrar alojamiento o colegio, realizar gestiones administrativas u ofrecer soluciones de movilidad, y, para ello, cuenta con “un equipo de confianza” en los ámbitos principales de su actividad. En total, María Moro ha ayudado a unas 650 familias procedentes de diferentes países a instalarse en la Ciudad de La Luz. De su trayectoria y talante, la emprendedora de origen extremeño destaca que la personalización del servicio y su trato “como si fueran mi propia familia”, y sorprende cuando comenta que los españoles son “unos de los más exigentes”. Respecto a su experiencia como empresaria, María califica Francia como un país «duro» pero también con muchas oportunidades y destaca el éxito que empresas españolas están alcanzando en los últimos años y el networking existente, principalmente a través de la Cámara de Comercio (COCEF).

 

 

Cuéntanos brevemente sobre ti y tu trayectoria profesional, orígenes, tu vida en diferentes ciudades…
Soy pacense, nacida en Badajoz, pero estudié y trabajé en Madrid. Mi último puesto allí fue como jefe de Ventas de la cadena hotelera Condorde, donde conocí a mi actual marido, Christophe. De ahí nos fuimos a vivir a Cannes, Barcelona, Muscat (Sultanato de Omán), Amman (Jordania), Alejandría, París, Malta, La Manga del Mar Menor (Murcia) y Madrid. En Madrid, estando en un cocktail de la Embajada de Francia en Madrid, la secretaria del embajador me planteó crear un ‘relocation’ para ofrecer los servicios que ya ofrecía en mi entorno y a los clientes de mi marido. Así fue como como descubrí mi última vocación y…¡Me encanta! Al poco, nos vinimos a París y aquí, finalmente, di el paso de montar My Relocation hace 8 años.

¿Por qué París? ¿Qué os llevó allí en esta última etapa?
El trabajo de mi marido en la cadena hotelera Intercontinental. Siempre le he seguido y allí donde hemos llegado, siempre he empezado de cero con los hijos y la familia.

My Relocation Maria Moro¿Qué país te ha dejado mayor huella y por qué?
Sin duda, Amman (Jordania). Siempre digo que un sitio está hecho por las personas, sea bonito o feo… y los jordanos son gente maravillosa, generosa, te acogen en su familia y te hacen sentir como en casa. Nuestros amigos jordanos nos hicieron descubrir el desierto, Wadi Rum, las ciudades romanas como Jerash, el campo, la vida de los beduinos, el Mar Muerto, el Mar Rojo Aquaba, sus casas… Todo era felicidad, compartir y cuando nos fuimos lloré y lloré.

My Relocation nace de tu propia experiencia, pero ¿cómo surge y cómo fueron los inicios y el salto del concepto ‘ayuda’ al servicio profesional?
Cuando llegué a París empecé a trabajar como freelance en agencias de ‘relocation’, hice alguna misión con empresas como Loreal y, tras adquirir una experiencia parisina, decidí presentar mis servicios a muchas y grandes empresas hasta que una confió en mí y me dio mi primera misión. Gracias a esa gran empresa, My relocation es hoy una realidad. La satisfacción de los clientes hizo que encadenara una misión tras otra sin parar y tuve que empezar a formar a personas de confianza y con un perfil similar al mío para ofrecer el servicio con garantías. En el cómputo de estos años, hemos instalado ya a 650 familias en París. 

Trabajas con expatriados de diferentes nacionalidades… ¿cómo es el español en sí y en comparación con otras nacionalidades, según tu experiencia?
Cuando ayudo a un español lo hago como si fuera para mi propia familia, con un acercamiento, preguntando siempre sus necesidades, sus experiencias anteriores, sus expectativas… Hay mucha psicología detrás, pues no es fácil llegar e instalarse en París, sobre todo, con una familia e hijos. Los españoles son bastante más exigentes que la mayoría de los extranjeros, lo que exige más trabajo, dedicación y paciencia.

Vamos a tu faceta como emprendedora y empresaria. ¿Cuáles son los principales conceptos que debe conocer un emprendedor que quiera desembarcar en Francia?
Lo primero que recomendaría es conocer a los parisinos y su mercado y adaptarse a sus formalidades y a su seriedad. Yo compito con agencias muy buenas francesas, así es que al ser española hay que demostrar que podemos hacerlo no sólo como los franceses, sino incluso mejor ofreciendo los servicios de una forma más personalizada y entregándonos a fondo.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene París para un emprendedor o para una empresa española que quiera internacionalizar su negocio?
Sobre los inconvenientes, París puede ser a veces un poco antipática y poco acogedora con los extranjeros que queremos hacer negocio en su terreno. Para mí fue duro al principio, muchas horas invertidas de trabajo, demostrando lo que podíamos conseguir… Respecto a las ventajas, yo diría que el ser latino y abierto ayuda a encajar con los clientes y proveedores, que nos aprecian y facilitan los servicios. El mayor éxito de una empresa en cualquier sitio es rodearse de buenos y eficaces proveedores.

My Relocation¿Cómo percibes a la comunidad emigrante española en París?
Hay muchas empresas españolas que se han implantado en París y que están funcionando de maravilla. Y entre las familias emigrantes, hay algunas que se adaptan fácilmente y se enamoran de la arquitectura y belleza parisinas y de todas las actividades culturales, y otras a las que les cuesta adaptarse, sobre todo por el clima, que puede ser muy duro.

¿Cómo ha evolucionado esta comunidad en los últimos años?
Pienso que hay dos subgrupos, uno los emigrantes económicos de los Años 50, 60 y 70 que tienen un nivel socioeconómico más modesto, y el de los Años 80-90 hasta hoy con un perfil más de expats, con un nivel más elevado y que no tienen vocación de permanencia, salvo excepciones. 

¿Colaboras o tienes sinergias con otros empresarios españoles?
Sí, con la Cámara de Comercio (COCEF) y con la Embajada de España, entre otros. Hemos ayudado también a algunos diplomáticos y funcionarios a instalarse, y también a españoles que se trasladaban de París a Londres, donde tenemos un partner.

¿Cómo ves a España desde Francia y sus retos de futuro como país?
España es un gran país, con muchísimo potencial y desarrollo económico, la crisis parece que se va superando y ya se va notando el crecimiento empresarial. He asistido a reuniones y eventos donde hay un intercambio de negocios muy interesante entre empresas españolas y francesas. Creo que, aunque la economía y el país van hacia delante, hay varios retos e incertidumbres que pesan sobre el país y que desaniman a los inversores, como el conflicto de Cataluña.

¿Qué crees que aporta la comunidad emigrante a España actualmente y cómo contribuirá al crecimiento de nuestro país en el futuro?
Obviamente aporta mucha mano de obra, aunque no siempre la más cualificada, y cotizantes a la Seguridad Social, lo cual es importante en un país que envejece como España. Por otra parte, acoger el retorno de la emigración e integrarla es un desafío para la sociedad. Todo dependerá en el futuro del nivel de formación del emigrante.


Más información y contacto: MY RELOCATION