María Rubert: “Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint”


María Rubert: “Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint”

De Valencia a Estados Unidos, París… y como última etapa Dubai. María Rubert recaló en la capital de Emiratos hace ocho años fruto de su afán de crecimiento y nuevos retos profesionales. Aunque los inicios nunca son fáciles, y menos en una ciudad árabe que empezaba a despuntar como metrópoli internacional, esta abogada, ex tenista profesional, despuntó rápidamente con esfuerzo y mucho tesón y comenzó a liderar el departamento de arbitraje de un prestigioso despacho emiratí. Su experiencia en esta área judicial le llevó a convertirse en la árbitro más joven registrada en el Dubai International Financial Centre (DIFC) y, en la actualidad, es socia del despacho de abogados Rubert & Partners. Al rememorar su estapa en esta vibrante urbe, Rubert reconoce que hay que trabajar duro porque “la competencia es altísima” y recomienda a profesionales y empresas aterrizar en EAU con «las ideas muy claras» y un plan a medio y largo plazo. «Dubai no es un sprint, es una maratón».

 

 
Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria en Dubái con el bufete Rubert & Partners.

Rubert &Partners es el resultado de la expansión de mis actividades en la región. Soy el 90% del tiempo abogada y arbitro comercial, en EAU opero en coordinación con United Advocates en todo tema legal. Es un valor añadido el ser parte de un bufete local puesto que las particularidades del sistema legal te convierten en un abogado muy limitado si no tienes a uno cerca, cerca quiero decir en la oficina de al lado. Para temas de importaciones o preparación de business plans o temas legales en España, R&P opera con independencia. Nuestros clientes son principalmente europeos y americanos, desde gran empresa a mediana, familiar y empresario internacional con necesidades contenciosas ante tribunales (de los países zona o de arbitraje) o mercantiles y sus ramificaciones más directas. Además, me hace muy feliz compartir que vamos a abrir oficinas físicas en Valencia (España) al estar aumentando el negocio en la vía inversa, sobre todo, de nacionales del Golfo hacia España, muchos temas relacionados con temas inmobiliarios, laborales y contenciosos.

¿Por qué Dubái?

Llegué en enero 2010 en busca de un trabajo en el mundo del arbitraje. En aquel momento me tocó buscar en el mapa dónde estaba Dubai, no sabía mucho del país, pero sabía que había demanda de profesionales formados en el sector. Habiendo cursado un máster en arbitraje y trabajado en el centro líder mundial en el campo, la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional en París además de en la Embajada de México en Washington DC, pensé que valía la pena intentarlo. Quería trabajar en un despacho y no en institución -que eran las oportunidades que me estaban saliendo en occidente-. Vine para una semana y sigo sumando.

¿Cómo ha sido tu carrera profesional desde que llegaste a Dubái?

A mi llegada se me ofreció la oportunidad de liderar el departamento de arbitraje de un prestigioso despacho de abogados emiratí; siendo una de las primeras abogadas en representar a empresas gubernamentales ante tribunales de arbitraje a raíz de la crisis financiera del 2008. La extensa experiencia en arbitraje en EAU en un corto periodo de tiempo me abrió las puertas poco después para ser la primera árbitro española registrada en el Dubai International Arbitration Centre, junto a otros centros de arbitraje de la región. Con el tiempo, conforme me fui haciendo con otras áreas del derecho amplié servicios, sin ser excesivos para poder sujetarlos/dominarlos bien. Hecho esto amplié las zonas en las que trabajábamos en colaboración siempre de despachos en los países de la región.

María Rubert: “Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint”¿Qué oportunidades tiene el mercado de EAU para una abogada española?

Me di cuenta muy rápidamente que en Dubai había que tener la cabeza muy bien amueblada para poder crecer. El porcentaje de rotaciones es altísimo. Tienes toda la competencia. Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint y esto es lo que más cuesta a la gente de entender. Piensan que las cosas ocurren rápido y relativamente fácil y ocurre todo lo contrario. Dubai, para cualquier abogado de cualquier nacionalidad, supone un eje regional de mucho valor. No sólo regional. Empresas latinoamericanas vienen a Dubai (EAU) a firmar contratos con empresas asiáticas. A nivel regional todo (casi todo) se hace en el país. Dubai se ha convertido en un eje mundial. Es increíble lo inteligentes que son y cómo han ido dando pasos hasta donde están y estarán. Todos los caminos parecen llevar a Dubai.

¿Qué servicios jurídicos ofrece a sus clientes?

Los servicios jurídico que ofrecemos son: Arbitraje comercia, procesal, societario, mercantil, laboral e inmobiliario. Además, contamos con un Spanish Desk con el que ayudamos a la comunidad española y latina en temas familiares como pueden ser divorcios y testamentos, tanto en tramites en EAU como en España.

¿Cómo valora las relaciones mercantiles y comerciales de empresas españolas con el entorno emiratí?

La presencia de empresas españolas en la región es considerable. Sólo en el Spanish Business Council, del que he sido miembro del consejo los últimos 3 años, contamos con más de 100 empresas registradas con estabilidad en la región. El potencial de crecimiento es exponencial. Establecerse en Dubai no es sólo la puerta para Dubai o EAU sino para Oriente. El contar con una dirección física en Dubai tiende a dar confianza a los potenciales compradores y/o socios comerciales en la región. Demuestra la seriedad y compromiso de la empresa española en la región y eso gusta mucho (¡siendo necesario si se desea contratar con empresas gubernamentales! A día de hoy, no se pueden presentar a concursos sin contar con estructura en el país). Sin estar dispuesto a realizar ese paso encuentro cada vez más difícil el cerrar con éxito negociaciones en la región. La empresa española tiende a adaptarse a la cultura emiratí con relativa facilidad. El español y su empresa es muy bienvenida por la comunidad emiratí. El español tiende a sentirse muy cómodo con el trato cálido y cercano del emiratí con múltiples contactos antes de cerrar los términos de la contratación. Ahora bien la mezcla de culturas es significativa y no siempre se contrata con empresas de dueños emiratíes.

¿Cuáles son las causas / conflictos más comunes de las empresas españolas con el mundo emiratí?

El español tiende a pecar de confianza en las fases de elaboración de proyectos y tiende a pasar por alto la normativa imperativa de la que no se pueden uno desviar ni siquiera optando a contrario por vía contractual. Es frecuente, por tanto, el encontrarse con la sorpresa cuando la situación no es ya tan positiva al constatar los términos reales de su relación con la contraparte. Otra situación habitual es la de encontrarse con empresas que no calculan bien el coste de implantación dado que en EAU no se pagan impuestos societarios, pero hay un número de ‘impuestos indirectos’ – como alquiler obligatorio, y creciente número de tasas en las operaciones – y un esfuerzo significativo para poder penetrar el mercado. Es una jurisdicción dura donde compiten las mejores empresas de Occidente y Oriente y hay que saber posicionarse bien y contar con más tiempo del habitual para funcionar con fluidez.

María Rubert: “Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint”¿A cuántas empresas españolas ha asesorado/asistido en su trayectoria? ¿Algunos sectores principales y algún caso de éxito singular?

En mis 8 años en Dubai, he asesorado a más de 330 empresas y/o individuales españoles en sus necesidades legales en la región. Es muy difícil seleccionar un sector principal dada la diversidad de la zona. He asesorado tanto a empresas y altos ejecutivos en diversos sectores: energía solar, turismo, mundo deportivo, tecnologías, construcción, proyectos inmobiliarios, médicos, etc.). Los servicios más demandados por la comunidad española versan en materia mercantil y societaria, y laboral. Un sector en creciente demanda por empresas españolas es en temas de contratación pública en sector del transporte (obras de metro, tranvía o concursos en extensiones de líneas).

¿Cómo es litigar en Dubai? ¿Qué particularidades tienen los juicios en Dubai a nivel de protocolo, formas de comunicarse, relación con las partes…?

Litigar en Dubai sucede en árabe, verbal y escrito. Toda documentación que no esté en árabe tendrá que ser traducida por traductor registrado en el Ministerio de Justicia. Sólo abogados emiratos pueden representar el caso. El sistema legal de EAU se basa en gran medida en sistema egipcio que, a su vez, está basado en el francés. Debido al crecimiento exponencial de la zona, os podéis imaginar la saturación ante tribunales. Hay un tribunal que ha tomado importancia en últimos años, el tribunal DIFC, antes sólo podían acudir allí empresas radicadas en la zona franca. A día de hoy, se puede optar contractualmente a esta jurisdicción que permite litigar en inglés y con jueces muy preparados. En resumen, litigar no es sólo litigar… La jurisdicción DIFC se erige como una muy viable alternativa que erosiona los inconvenientes de los tribunales locales.

¿Cómo percibes a la comunidad emigrante española en Dubai? ¿Cómo ha evolucionado en los últimos 10 años?

Cuando llegué éramos uno 2.000, ahora se estiman alrededor de 18.000 españoles. Seguramente, si viéramos las empresas registradas hace 10 años en el SBC y vemos las que hay ahora, nos ayudaría a entender la atracción de EAU. Lo que no ha cambiado es la apreciación de los emiratís hacia nosotros. Nos aprecian y, de haber llegado antes, nos hubiera costado menos entrar después. Pero la crisis en España nos hizo aprender y ahora pocos quieren comer de un sólo mercado. La crisis nos ha internacionalizado.

¿Y la comunidad empresarial y emprendedora? ¿Hay colaboración, sinergias con otros empresarios españoles?
Estamos unidos en el SBC. Hay colaboraciones porque en EAU (más que en ningún otro país donde he vivido) las comunidades se buscan entre sí. Ello se debe a que la mezcla de cultura es tal que, el ser de la misma cultura, nos permite reconocernos y nos permite o no confiar en los servicios mutuos.

¿Cómo ves a España desde Dubai?

Es difícil ser objetivo. Por un lado, todos los que estamos fuera añoramos la vida en España, pero por otro lado nos sigue compensando la efectividad de otras jurisdicciones. Primero en EEUU, luego en EAU, siempre me he sentido atraída por las oportunidades que he encontrado donde he ido. La sensación de que trabajando muy muy duro se puede conseguir lo que uno se proponga. Tuve esa sensación en EEUU y aquí. En España todo parece más difícil y menos directo. Tanto EEUU y EAU se rigen como negocios, si es bueno para la economía es bueno para el país. En España no es ésa la sensación – desde fuera al menos.

 

Está claro que España somos los españoles y me resisto a creer que España es como la vemos. Tenemos que hacer por España desde fuera, pero también desde dentro si queremos que cambie para bien.

María Rubert: “Trabajar en Dubai es una maratón, no un sprint”¿Qué crees que aporta la comunidad emigrante a España y cómo contribuirá la expatriación actual al crecimiento de España en el futuro?

Tras malos años en España, el emigrante aporta vitalidad y esperanza, enseña a no conformarse con mercado nacional. Hay una España antes y después de la crisis y los que salen de la universidad ya no sólo piensan en ubicarse en España, todos los que nos fuimos hace más de 20 años y éramos unos locos, ahora ya es común, para bien. Creo que todos hemos aportado un poquito en esta normalización de la apertura. El salir nos mejora, en preparación y profesionalización.

Por último, es casi obligada la pregunta… ¿cómo es para una mujer hacer negocio en Dubai? ¿Hay machismo?

En lo profesional inexistente. Respetan a la mujer extranjera y sus capacidades. Desde mi llegada a EAU siempre cuento que mi primer jefe me dio responsabilidad y libertad plena al mando del departamento de arbitraje. Poco después fui nombrada arbitro con DIAC – y segura estoy de que fui la primera mujer arbitro española a pesar de mi joven edad entonces -. Mis aportaciones han sido valoradas y respetadas. Conozco historias de otras mujeres con trayectorias similares. No puedo hablar de machismo en el plano profesional.


Más información y contacto: Rubert & Partners