Jamón Jamón, fusión de cocina extremeña y cine en Berlín


Miguel Olivera es un madrileño y fotógrafo que llegó a Berlín en 2009. Tras unos años en la capital alemana decidió abrir su propio negocio junto a Lisa Stüve, su socia alemana: Tapas Bar Jamón Jamón y la importadora Wie Gott. El producto que ofrece a sus clientes es 100% español y mezcla la gastronomía extremeña con la cultura y el cine españoles. En su faceta como importador y distribuidor, Miguel lucha por mejorar la imagen de la gastronomía española y por elevar la calidad de las marcas y los productos que se conocen y se comercializan en el país germano. Y como joven empresario, cree firmemente que en Berlín se ayuda mucho al emprendedor, al contrario de lo que ocurre en España «que más que ayudarles, perjudican y ponen muy difícil a los que quieren llevar el rumbo de su vida por ellos mismos y no depender de otros».

Jamón Jamón, fusión de cocina extremeña y cine en Berlín¿Cómo surge Tapas Bar Jamón Jamón?
Jamón Jamón surge tras la idea de potenciar y dar a conocer nuestra cultura a través de uno de nuestros mejores artes, el cine español, junto con uno de nuestros mejores tesoros, la gastronomía.

¿Cuál es el espíritu, la esencia de Jamón Jamón? ¿Por qué esa relación con el cine y qué os hace especiales en la oferta de restauración española en Berlín?
La esencia de Jamón Jamón es nuestro grano de arena de la cultura española en la sociedad alemana. El espíritu de Jamón Jamón es nuestro. La relación con el cine es por nuestra afición y admiración al cine español, para mí uno de los mejores cines a nivel mundial y no tan valorado como debería de estarlo. Intentamos ser diferentes mediante nuestra forma de innovar y mezclar el cine con la gastronomía española, pero sólo de la más alta calidad.

¿Cómo es la percepción del cine español en Berlín? ¿Y de la gastronomía?
La percepción del cine español en Berlín es bastante positiva, y es un cine de calidad en general para quien conoce algo de España, aunque aún hay mucha gente que no lo conoce. Gran parte de la gastronomía española, en Berlín, se conoce desde hace muchos años, lo que sí es verdad, es que se abusó mucho de los tópicos para emplear una cocina mediterránea muy diferente de la que conocemos en España, para abaratar costes y aprovecharse de la imagen que tiene y tenía España en la gastronomía. Ese motivo hizo que en muchos casos, realmente no conozcan bien nuestra cocina y baje el nivel de nuestra calidad.

Además, Jamón Jamón se ha especializado en el producto extremeño, menos conocido en Alemania que otros de la gastronomía española. ¿Por qué comida extremeña?
Hemos elegido tanto la cocina (en su mayor parte) como todos los productos que ofrecemos de Extremadura, puesto que todas mis raíces vienen de este lugar. Es un producto que conocemos a la perfección puesto que hemos crecido gracias a ellos y, lo más importante, es un alimento que cuenta con una de las mayores calidades en la gastronomía española. Tanto el cerdo ibérico, como el queso, como el aceite, como los vinos son productos que tienen una enorme calidad debido a su elaboración, clima y las condiciones de la misma tierra (es un tercio de la zona verde de España, mayor en producción ecológica). Además, debido a que Extremadura es una (o la más) de la regiones más pobres de España, estos tesoros están muy poco descubiertos fuera de nuestras fronteras.

Otra faceta vuestra es como importadores y distribuidores de producto extremeño. ¿Cómo se percibe entre vuestros clientes? ¿Qué es lo que están descubriendo y lo que más está gustando?
No sólo en Jamón Jamón sino que distribuimos nuestro producto, siempre extremeño, a otros clientes, restaurantes, hoteles y tiendas de Alemania. Nuestros clientes saben valorar la calidad del producto cuando se les ofrece y conocen las diferencias entre unos y otros productos. Lo que más están descubriendo nuestros clientes es un jamón ibérico de calidad, lejos de la fama que tiene el jamón Serrano, y el vino de Extremadura, en la mayoría de lugares nunca antes conocido y el cual es de muy alta calidad y convence por su sabor calidad y prestaciones.

Bueno…¿Y cómo es negociar con alemanes?
Negociar con alemanes es bastante fácil porque les gusta conocer la verdad. Nosotros, más que clientes, hacemos amigos a la hora de trabajar con un restaurante o una tienda nueva. Nos damos a conocer y ellos quieren trabajar con gente fiel, con un producto que sea igual de fiel, y con gente que sea responsable competitiva y que crea en lo que está haciendo.

¿Y con extremeños? ¿Con cuántos trabajáis y cómo es vuestra relación con los productores / exportadores? ¿Qué consejos darías a los productores que quieran entrar o mejorar su posicionamiento en el mercado alemán?
Trabajar con extremeños no es siempre tan fácil. Extremadura, en muchas ocasiones, no cuenta con una red de exportación o de logística preparada para ello. En muchos casos nos dificulta traer el producto hasta aquí, pero hay algunos que sí han sabido abrirse al mercado y podemos hacerlo de forma más cómoda. Trabajamos en constante con unos 10 productores y no tan frecuente como con otros 8. Mi consejo para productores que quieren entrar en el mercado alemán, en el área de la gastronomía claro, es tener la convicción de qué es lo que se quiere hacer en la vida, una vez que se tiene esto claro, es actuar con buena fe ante todos, y después sólo queda pelear por ello hasta conseguirlo. El mercado alemán es un mercado lento, y no es un mercado fácil.

Jamón Jamón, fusión de cocina extremeña y cine en BerlínVamos a tu perfil como emprendedor… ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene Berlín frente a España para un emprendedor o para una empresa que quiera internacionalizar su negocio?
Las ventajas para ser un autónomo en Berlín son mayores que las de España puesto que aquí pagas impuestos en función de lo que ganas y no te ponen una cuota mensual, como pasa en España cuando ni siquiera ingresas 3 euros. Aquí, primero vamos a trabajar, y luego ya veremos qué has hecho para pedirte cuentas. En ese sentido ayudan mucho más al emprendedor, y se ve que hay más facilidades para ayudarle en su idea, al contrario que en España, que más que ayudarles, perjudican y ponen muy difícil a los que quieren llevar el rumbo de su vida por ellos mismos y no depender de otros. En cuanto a los inconvenientes, en Berlín nunca olvides que estás en un país extranjero y que las cosas, en otro lugar, tienes primero que conocerlas para saber dónde estás. Además, el idioma no es fácil, y tienes que estar metalizado si quieres hacer algo aquí para integrarte hasta llegar a ser uno más.

Y ahora a tu experiencia personal como emigrante. ¿Por qué Berlín? ¿Por qué fuiste, cuándo y cómo ha sido tu andadura hasta llegar a montar Jamón Jamón?
Yo elegí Berlín por su historia, desde siempre me fascinaba leer, ver películas, oír sobre Berlín, una ciudad que siempre se reinventa y que vuelve siempre a renacer de sus propias cenizas, eso despertaba en mí muchos sentimientos, hacía que me gustara mucho esta cultura. Después llegar aquí, te metes dentro de lo que siempre imaginaste, y de buenas a primeras formas parte también de ello. Es fascinante. Llegué a Berlín en octubre de 2009, en el invierno más frío que jamás he pasado en mi vida, menos 22 grados cuando anochecía a las 4 de la tarde, el hielo, el silencioso invierno por sus calles, la mirada de sus habitantes, estaba descubriendo un mundo que sólo hacía que me interesara más por momentos. Y desde entonces han pasado ya unos años, estudié en Madrid fotografía, y cada día me pasaba haciendo fotos de cada cosa que veía aquí, y en Berlín hay muchas cosas para fotografiar. Conseguí, al igual que lo fui en Madrid, ser autónomo y trabajar de fotógrafo aquí, pero para llegar ahí antes también tuve que pasar por otros retos, tanto personales como los que te ofrece esta ciudad. Berlín es una ciudad la cual te ofrece todo, pero tienes que saber bailarla porque sino, te puede llegar a quitar todo.

¿Cómo percibes a la comunidad emigrante española en Berlín? ¿Cómo ha evolucionado en los últimos 10 años?
La verdad que no tengo mucho contacto con la sociedad española emigrante en Berlín, desde mi llegada a la ciudad, siempre busqué integrarme y pasar desapercibido entre los alemanes, para aprender de ellos desde la mirada hasta completar todos los sentidos. Lo que sí me he venido fijando es que ha habido un aumento de la sociedad española en Berlín. Lo que siento es que España esta haciendo mucho daño a los jóvenes que quieren desarrollar sus ideas, esperemos que pronto acabe esta pesadilla para ellos, y las personas que sufren los daños provocados por esta gente.

¿Colaboráis y tenéis sinergias con otros empresarios españoles? Da la sensación de que falta un organismo u organización que aglutine o represente a la colectividad, como sí existe en otras ciudades importantes de negocio español…¿Es así o cuál es tu opinión?
Tenemos clientes españoles o de habla hispana, nos ayudamos entre nosotros en el negocio con ideas, comentarios, trabajamos juntos en eventos, todo eso aporta para tener mayor conocimiento, mejorar y aprender de ellos. Por otro lado, un organismo o colectivo que represente españoles en Berlín a nivel de negocio, no sé, no lo veo tan bien, eso hace siempre separar más aún a la sociedad alemana, y no hay que olvidar que una de las esencias de Berlín es la descortesía. Habría que formar grupos quizá para gastronomía, o música o lectura, pero nunca separarlo por países.

Jamón Jamón, fusión de cocina extremeña y cine en Berlín

¿Cómo ves a España desde Berlín? ¿Qué aporta la comunidad emigrante (social y empresarial) actualmente y cómo crees que contribuirá al crecimiento o recuperación de España?
Veo a España en una situación difícil, y ojalá me equivoque pero creo que aún durará este cambio. No me refiero simplemente a un cambio de gobierno, me refiero a un cambio en la mentalidad de la sociedad. En España hay problemas como la envidia, la educación… y hasta que no se arregle esto, no se podrán mejorar muchas cosas. Veo cambios muy positivos en ciudades como Madrid o Barcelona, pero también para ello tiene que estar preparada la sociedad.
La comunidad española en Berlín, realmente, no sé cada uno como aporta algo a la sociedad española desde su posición… Yo, en mi caso, al tratarse del sector gastronómico, elegí Extremadura por ser la región más o de las más pobres que hay en España, y porque era también la que mas conocida en gastronomía. En ese caso sí que considero que estoy apoyando a la región dando a conocer su comida, su música, su cultura, su historia… También hacemos rutas turísticas desde Alemania a Extremadura, donde el viajero puede ver in situ la producción y la elaboración de nuestros productos, conocer la dehesa de Extremadura y la raza ibérica, ver los viñedos con los que cuenta o descubrir la agricultura ecológica que hoy en día se lleva a cabo en Extremadura. También, si coincide y se lo permiten de nuevo, llevarles a ver un concierto de Extremoduro en Cáceres.


Más información y contacto: Jamón Jamón