Iurisgal, una red de abogados españoles en los cinco continentes


El Derecho es costumbre, es reflejo de la sociedad, es la base del comercio y los negocios… Conocer la legislación del mercado de destino es clave para el éxito de toda actividad de exportación o para la internacionalización de una empresa y es un factor complejo que puede chocar con el idioma o generar problemas por desconocimiento o por interpretaciones erróneas fruto de la diferente base cultural. Para ofrecer una solución al intrincado mundo de la legislación internacional, el abogado gallego Blas Rivas impulsó hace once años una red de bufetes de abogados españoles por el mundo.

Así surgió Iurisgal, una asociación internacional que ya reúne a 36 despachos en 33 países por los cinco continentes. Su funcionamiento se basa en los principios de confianza, independencia y exclusividad por país, y su objetivo es claro: tender puentes y contribuir a la implantación exterior de las empresas españolas, favorecer el networking global entre despachos para agilizar la operativa en el mercado de destino y, en conclusión, ayudar a deshacer esa maraña legal que rodea siempre a toda operativa de negocio internacional.
Iurisgal WebEl germen de la red fue la necesidad de ayudar a las empresas que quieren internacionalizarse, salir al mundo y ampliar sus miras al mercado exterior. Como no puede ser de otro modo, estas empresas precisan del apoyo de abogados que sean capaces de asesorarles de una manera eficaz. Los pequeños y medianos despachos de forma individual, aunque prestan servicios mucho más especializados y ajustados en precio, no tienen capacidad para ofrecer asesoramiento jurídico internacional por sí mismos y necesitan apoyarse entre ellos, para lo que es necesario establecer fórmulas de colaboración. Nos dimos cuenta de que aunque los empresarios de todo tipo de tamaño eran capaces de llevar su negocio hasta mercados hace poco inimaginables, se encontraban con un problema generalizado: la dificultad de comunicarse con los abogados de fuera, ya que por un lado tenían complicaciones para entenderse en el idioma nativo, incluso en inglés, y, por otro lado, la incapacidad para comprender los diferentes sistemas jurídicos de cada país.

 

¿Cuándo arranca la red y cuál era el contexto internacional en aquel momento?
Corría el año 2006 y con el propósito de dar una solución a estos dos problemas, se me ocurrió crear una red internacional de abogados en la que el idioma de comunicación fuera el español. Hasta ese momento había redes de este tipo dirigidas por bufetes de origen anglosajón que se entendían en inglés y aunque efectivamente existía alguna red que sí se comunicaba en español, sólo estaban compuestas por abogados iberoamericanos, por lo que su capacidad de respuesta era muy limitada. Nuestro planteamiento era distinto: organizar una entidad con firmas de los cinco continentes en la que el idioma principal de trabajo fuera el castellano.

¿Cómo fueron los primeros pasos de la entidad?
La creación resultó bastante compleja, ya que requería contar con bufetes del extranjero de los que ya tuviéramos referencias positivas contrastadas, que estuvieran en cualquier país y que, al menos, uno de sus abogados hablara español con fluidez. Además fue complicado porque no resultaba fácil encontrar puntos de encuentro. Después hubo que armar estructuras y formas de trabajo comunes y aceptadas por todos. Así, contando con la colaboración de cinco despachos más de América y Europa, durante dos años estuvimos estrujándonos la cabeza para conseguir que en 2007 naciera IURISGAL. A partir de este momento, poco a poco fuimos incorporando firmas de abogados interesadas en participar en este proyecto novedoso y ya en 2008 éramos catorce. Después continuamos creciendo y en la actualidad contamos con 36 bufetes distribuidos en 33 países. Aunque crecer no es un objetivo prioritario y no tenemos prisa, esperamos que en dos años alcancemos los 50. Somos la primera y única red de despachos de abogados que está presente en los cinco continentes y que tiene al español como idioma de comunicación oficial. Y como ponemos en nuestra web, estamos muy orgullosos de ello.

 

“La red arrancó con despachos en Bélgica, México, Argentina, Italia, Suiza y España, y ahora llega a 33 países”

 

¿Quiénes son los despachos pioneros o impulsores en esta red?
Iniciamos esta aventura despachos de Bélgica, México, Argentina, Italia, Suiza y mi bufete. Desde el comienzo, asumimos desde España la coordinación de la red y su organización, y nos marcamos tres finalidades claras: dar un buen servicio jurídico a nivel internacional a las empresas, que las firmas integradas en Iurisgal se apoyaran en la confianza mutua, y que los nuevos miembros fueran despachos solventes a todos los niveles.

Hablemos un poco de ti; ¿cómo ha sido tu trayectoria en el mundo del Derecho hasta crear y coordinar Iurisgal?
Cursé estudios de Derecho y también de Económicas en la Universidad de Santiago de Compostela, así como un máster de gestión empresarial en la EOI. Comencé a ejercer como abogado en 1990 y desde 1993 he estado al frente de los bufetes en los que me he integrado. He dado conferencias, ponencias y cursos a lo largo de estos años especialmente sobre cuestiones de Derecho Mercantil. También he escrito para revistas especializadas y medios de comunicación en general, y estoy especializado en Derecho Mercantil, Bancario e Internacional.

¿Cuáles son los principios inspiradores de la asociación, los objetivos y valores que persigue?
Foto Blas Rivas - IurisgalFundalmente son tres: confianza, independencia y exclusividad. El elemento más importante y la clave inspiradora de la red es la confianza, ya que es esencial que el cliente que remitimos a otro despacho sepa que estará en las mejores manos. Y sabíamos que para generar esa confianza entre el cliente y el bufete había un elemento que permitiría forjarla desde el primer momento: una lengua común, el español. Poder comunicarse en el idioma madre es la mejor manera de explicar lo que quieres hacer y de entender cuando te explican cómo tienes que hacerlo. Confianza también entre los despachos que la conforman: IURISGAL es una red cerrada y sólo se puede acceder previa presentación a la misma por uno o más despachos que ya la integran. Así, el nuevo asociado tiene que tener una experiencia verificada o respaldada por otro miembro. Por otra parte, cada despacho mantiene su personalidad jurídica y clientela propia, actuando de forma independiente con respecto a la red internacional y al resto de despachos integrantes. Además defendemos la exclusividad de nuestros miembros. Cada despacho es representante en su país de origen, aunque el coordinador de la Red puede decidir la incorporación de una segunda firma. En contadas excepciones de Estados con un territorio especialmente extenso o por ser potencias económicas mundiales (como puede ser el caso de China, Estados Unidos o Alemania), podrán adherirse hasta un máximo de cinco Bufetes. De todas formas, en aquéllos países en los que ya tenemos miembros, estamos igualmente abiertos a buscar formas de colaboración con otros Despachos que estén interesados en trabajar con una red como la nuestra.

¿Qué ventajas tiene vuestra colaboración internacional?
La ventaja creo que es evidente. Por el método de colaboración establecido entre los miembros, la comunicación entre despachos es altamente fluida, lo que da la posibilidad de dar rápidas respuestas a las cuestiones legales de los clientes. Sin duda, una de las mayores complicaciones a la hora de iniciar operaciones internacionales es el desconocimiento del marco por el que se rige la actividad empresarial en un país extranjero. Para poder tomar una decisión o solventar un problema, el empresario debe saber los márgenes jurídicos entre los que se mueve. Desde Iurisgal creemos que sólo a través de los despachos de pequeño o mediano tamaño local se puede tener un verdadero conocimiento del marco legal nacional y el mercado propio y, además, lo cierto es que tienen la capacidad de adaptación necesaria para actuar de conformidad con las exigencias de las empresas extranjeras. Y eso sí, lo que es muy importante, aun siendo este tipo de servicios caros en esencia, la red cobra precios más que razonables y asequibles. Nuestra operativa habitual garantiza una respuesta rápida a las demás firmas adheridas a la red internacional de las consultas que se le formulen, bien sean relativas al marco jurídico del concreto país o a específicas de un cliente.

 

“Iurisgal está muy enfocada en las pymes y sus prioridades son entender el problema de la empresa y dar una respuesta rápìda y eficaz”

 

¿Qué ámbitos o tipos de servicios son más comunes en la red?
Trabajamos habitualmente en la creación de sucursales de empresas de otro país, en contratos de distribución y organizaciones de redes comerciales en varios estados, en las reclamaciones de deudas, en contenciosos con otras empresas de fuera o en las planificaciones fiscales de las expansiones internacionales. También es frecuente que empresas de cierto nivel coordinen sus actuaciones jurídicas a través de la red, especialmente las que trabajan en los países iberoamericanos. Aunque algunos de los colegas, por ejemplo de Israel, Rusia o USA, han obtenido recientemente importantes reconocimientos y victorias judiciales, a nosotros lo que más nos preocupa es atender con la máxima eficacia los problemas pequeños que le surgen cada poco tiempo a las PYMES en sus actuaciones internacionales.

¿En qué países os gustaría crecer e incorporar nuevos miembros?
Estamos trabajando para ampliar nuestra presencia en África en lugares como Egipto, Cabo Verde, Angola, Senegal o Mozambique y también hemos realizado aproximaciones en la India y con países del sureste asiático; y, por supuesto, queremos seguir completando nuestra red dentro de Europa y América.