Cultourberlin: la mejor forma de descubrir Alemania en español


La necesidad de acercar un destino como Berlín a un mercado tan especial como el español. Éste fue el principal motivo que llevó a la catalana María Miguel a fundar en 2008 Cultourberlin, una agencia de receptivos españoles con sede en la capital alemana. El negocio se puso en marcha con un equipo de sólo 4 personas, pero el interés que mostraron los viajeros por su trabajo era cada vez mayor y, en 2012, dieron el salto y formalizaron la agencia de receptivos Cultour-Incoming con el objetivo de “cubrir peticiones en todo Alemania”. Asi surgieron otras líneas de actividad y pusieron en marcha Cultourmunich, visitas guiadas por la capital de Baviera. En la actualidad, la empresa cuenta son 28 trabajadores y se dirige principalmente al viajero hispanohablante, aunque “el 85% de nuestros clientes provienen de España”, explica la emprendedora. Además, disponen de guías gallegos, vascos y catalanes, ya que su idea principal siempre ha sido la de “cubrir con nuestros servicios al viajero español, lo que significa incluir su plurilingüismo”.
 
 

 
 
¿Qué es y cómo surge Cultourberlin?
Cultourberlin surge por la necesidad de cubrir un mercado (España) que estaba empezando a interesarse por este destino. El viajero español individual apenas tenía profesionales del turismo a su disposición para que le contasen la historia de la ciudad en su propio idioma, de una forma fresca, amena, nueva y muy didáctica. Empezamos Ricard -su anterior socio- y yo en 2008 y, con un equipo de sólo 4 personas, vimos que el interés de los viajeros individuales iba creciendo y las agencias de viajes, touroperadores y mayoristas empezaron a interesarse por nuestro trabajo. En 2012 formalizamos la agencia de receptivo Cultour-Incoming para cubrir peticiones en todo Alemania y, el mismo año, iniciamos el proyecto de Cultourmunich, visitas guiadas garantizadas en español en la capital bávara. Actualmente, somos 28 personas, entre oficina y guías.
 
Cultourberlin¿Por qué Berlín? ¿Qué te llevó a esta fría ciudad germana?
Berlín cayó por temas privados, el amor (…), así que decidí seguir con mi carrera profesional aquí. Ya trabajando en el sector del turismo en Berlín, y con muchas ganas de comerme el mundo, quedé con Ricard para tomar un café, donde sin saber ni esperarlo surgieron ideas, y se despertaron muchas ganas para crear algo propio, al que damos forma en 6 meses.
 
¿Qué parte de vuestra actividad se dedica al mercado españa?
Nuestros servicios están dedicados a todo el mercado hispanohablante, pero como buena parte de promoción la hacemos en España, la respuesta de este país nos pesa más, ocupando el 85% de nuestro negocio. La parte restante se concentra mucho en México, Argentina, Brasil y Colombia. En el caso de Colombia es algo que se está despertando ahora y Brasil, está cayendo por su situación económica principalmente.
 
¿Cuáles son los tours más demandados en Berlín por los españoles?
Nuestro tour más demandado es sin duda el tour imprescindible, el Todo Berlín, al que mostramos a más de 9.000 viajeros en 2015. Luego, le siguen los tours de campo de concentración de Sachsenhausen y Potsdam.
 
¿Qué diferencia al turista español del resto? ¿Qué nos encanta y que odiamos?
Por lo general, lo que diferencia al turista español del resto es que le encanta que lo atiendan en su idioma, le gusta el servicio y la comodidad. Al mismo tiempo, le gusta la cercanía, interactuar e quizás ir más allá de las preguntas objetivas, intimar con el guía, saber de su vida, cómo ha llegado a Alemania y porqué. De nuestros clientes nos encanta ver su sonrisa de alegría al descubrir que somos españoles o ver sus brillantes ojos al descubrir esta espectacular ciudad. Y…¿qué nos gusta menos? Pues quizás el poco interés en adaptarse al destino por unos días, en cuanto a dar propinas, pegar vozarrones o viajar sin ticket en el transporte público…pero al final no dejan de ser tópicos.
 
Cultourberlin¿Cómo ha sido la evolución de Cultourberlin y cómo os habéis posicionado frente a la gran competencia surgida en los últimos años?
La evolución de cultourberlin ha sido continuada, no ha cesado el crecimiento aunque sufrimos la crisis española del 2012 al 2013, y buscamos el equilibrio invirtiendo en el mercado de Brasil. Fueron años duros a nivel económico y luego, la recuperación nos pilló desprevenidos y trabajamos muy duro. La competencia ha ido incrementando en todos estos años hasta alcanzar 15 compañías de perfil similar a día de hoy. Nosotros empezamos en un buen momento, y supimos posicionar la marca con mucha presencia y promoción en el sector. Seguir una visión, ser constante e irse renovando es la clave del éxito. Yo siempre digo que hay que saber observar y creer en el producto que ofreces.
 
¿Cuándo dais el salto a Múnich y qué ha supuesto este crecimiento para la empresa?
Cultourmunich se lanzó en 2012 y fue impulsado por las reiteradas peticiones de nuestros clientes del sector. Hicimos un estudio de mercado, valoramos la viabilidad y vimos que nuestro producto podría funcionar muy bien. El proyecto ha supuesto una gran inseguridad para nosotros, estamos muy acostumbrados a observarlo todo de muy cerca y Múnich caía lejos. Pero contábamos con un gran profesional para dar estabilidad al proyecto, que ha conseguido un crecimiento extraordinario.
 
Además, tenéis un servicio también en catalán muy desarrollado. ¿Cómo trabajáis este segmento?
Nuestra idea principal siempre ha sido cubrir nuestros servicios al viajero español, lo que significa incluir su plurilingüismo. Disponemos de guías gallegos, vascos y catalanes para ofrecer las visitas privadas en estos idiomas. El hecho de que nosotros, los co-fundadores, seamos catalanes, ha hecho que nuestra red de contactos haya resultado muy potente en el área de Cataluña. Lógicamente, el hecho de dirigirnos en catalán a todos estos contactos y de tener el mismo origen o incluso ciudad atrae y gusta mucho. Por ejemplo, el sector de viajes escolares es un nido que nos funciona muy bien en catalán. Yo diría por nuestra forma didáctica de contar la historia de la ciudad, el catalán en la mayoría de los casos es un plus.
 
¿Qué ventajas o inconveniente tiene Berlín para un emprendedor o para una empresa que quiera internacionalizar su negocio y quiera hacerlo aquí?
Para emprender, las ventajas de Berlín son sus ganas de abrazar nuevas oportunidades, ideas y espacios para mantenerla dinámica. El inconveniente de Berlín es el sentirse extranjero, el hablar otro idioma, el entender a sus ciudadanos y adaptarse a cómo trabajan ellos. Somos europeos pero tenemos culturas distintas, un modo de trabajar muy diferenciado. Esto no impide empezar algo aquí, pero puede asustar a varios.
 
¿Cómo percibes a la comunidad emigrante española en Berlín? ¿Cómo ha evolucionado en los últimos 10 años?
La comunidad española ha incrementado muchísimo, la crisis ha hecho que la gente joven haya abierto más su mente para probar con cosas nuevas. En 2012 notamos una ola de españoles desesperados, algo que ha cesado considerablemente. Ahora vemos que el interés de los jóvenes españoles sigue siendo enorme para vivir en Berlín, pero la mayoría vienen ya con un proyecto bajo el brazo, sean estudios, prácticas o trabajo. Pocos se quedan más de 2 años. El frío y el idioma asusta a muchos. Y en España se está muy bien.
 
¿Y la comunidad empresarial y emprendedora? ¿Colaboráis y tenéis sinergias con otros empresarios españoles?
Somos conscientes que hay muchos emprendedores como nosotros, del mismo y otros sectores. La mayoría somos empresas pequeñas y aunque tenemos buenas ideas, muchas veces no disponemos del tiempo para canalizarlas. Se podrían hacer muchísimas cosas, pero es un tema de prioridades. No hay ningún organismo que represente esta comunidad española a parte de Mundo Spanish. Viene bien que algunos impulsen por ti algo que tu sólo no puedes hacer.
 
Cultourberlin¿Cómo ves a España desde tu despacho en Berlín?
A España la veo cada vez más lejos, y hace que me pregunte yo mismo “cómo la veo”. Quizás 10 años fuera del país no son muchos, pero los suficientes para darse cuenta de lo que han cambiado las cosas, y de cómo he llegado a ver cosas de aquí como parte de mi vida y mi evolución a persona no tan joven. No sé si volveré, pero desde luego los que lo hagan aportarán al país un desarrollo muy positivo. La conexión entre culturas es muy importante: conocer y descubrir te hace crecer. Desde luego, las empresas ganarán con todo el know-how que la comunidad emigrante pueda aplicar en sus puestos de trabajo.


Más información y contacto: Cultourberlin