Artisan Wharf: La mano derecha en Londres para la exportación


“Los empresarios españoles tienen muchas carencias y una falta de preparación cuando deciden salir al exterior que les lleva a cometer errores y pagar por ellos. No se trata de invertir más capital, la solución es saber cómo invertir ese capital y ser eficientes en los mercados”. Quien suscribe estas palabras, directas y claras, es Juan Luis Barrera, CEO y cofundador de Artisan Wharf, una empresa británica que se ha marcado el reto de ‘tirar’ de la locomotora de las exportaciones españolas y ponerla al ritmo de otras potencias de nuestro entorno. “En mercados internacionales, podríamos decir que en España funcionamos a un 20% en comparación con la media de otros países como Italia, Francia, Alemania, Estados Unidos o Israel”.

Artisan Wharf: La mano derecha en Londres para la exportación

Artisan Wharf: La mano derecha en Londres para la exportaciónHay que dar un salto de cantidad y también de calidad. Para ello, Artisan Wharf, perteneciente a un grupo inversor de origen británico-canadiense, apuesta por el mercado español y se propone abanderar su desarrollo a medio y largo poniendo su conocimiento y contactos al servicio de las empresas exportadoras. “Debido a nuestra experiencia, formación y desarrollo, nuestra forma de llevar los negocios es puramente anglosajona, y consideramos que es la mejor forma de conectar oferta con demanda, hacer las cosas como los clientes quieren verlas”, asegura el empresario de origen andaluz Juan Luis Barrera, quien sostiene que “a día de hoy y siendo estrictos”, su empresa no tiene competencia en el ámbito de consultoría internacional.

El principal factor que diferencia a Artisan Wharf es que concibe el negocio internacional a largo plazo y con una estrategia pragmática y basada en el ‘win-win’, lo que se traduce en unos costes mínimos de inicio e implantación y un beneficio principal vinculado a los resultados de la exportación. Así lo explica Barrera: “No tenemos la necesidad de incrementar el coste que soportan los empresarios para sus salidas a los mercados. Nuestro beneficio va ligado al beneficio de los empresarios, ésta es la clave que nos hace diferentes, y no hay competencia en nuestros precios porque nosotros lo hacemos todo y tenemos todos los recursos, no hay intermediarios”.

Según su visión y análisis de la exportación española en Reino Unido, “hay muy buenas gestiones por parte de un pequeño porcentaje de empresarios”, pero otra parte mayoritaria incurre en estrategias fallidas y sobrecostes. A su juicio, “más del 50% de los costes se podrían ahorrar y podrían servir para destinarlos a otros aspectos, como se hace en otros países”. Además, otra deficiencia que debe superar la empresa exportadora es la falta de personal cualificado sobre el terreno y la abundancia de “becarios y mucha teoría”. “Hay que salir de la mediocridad y ser más competitivos. El presente de las empresas está en el exterior y cuanto más tarden en preparar un buen departamento de exportación, más caro pagarán estar presente en otros mercados”, afirma con rotundidad.

Artisan Wharf: La mano derecha en Londres para la exportaciónPara hacer realidad su filosofía, Artisan Wharf cuenta con oficinas en Londres que habilita para que las empresas exportadoras españolas dispongan de una sede comercial y fiscal en la capital británica desde el primer día. También se encargan de la elaboración de estudios de mercado, la apertura de sociedades, la intermediación en la negociación internacional y la búsqueda de socios y, dada su idiosincrasia, completan su acción con la entrada en el capital de la sociedad y la inversión en el proyecto.

A modo de conclusión, el directivo español concluye con un refrán popular que considera una “realidad palpable cada día: A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija«.


Más información y contacto: Artisan Wharf