Alezes Abogados, pioneros abriendo camino a empresas en Berlín


Jaime Álvarez de León recaló en Berlín en el año 2000 cuando la reconstrucción de la capital alemana era aún incipiente y la representación empresarial española se contaba con los dedos de una mano. Este abogado madrileño es el socio director de Alezes Abogados, un bufete pionero en la asistencia jurídica entre España y Alemania. Sus tres socios por aquel entonces tomaron la decisión de internacionalizar su actividad y establecerse en Berlín adelantándose a la eclosión comercial y emprendedora que llegaría años después. Testigos de esta revolución, el despacho se ha consolidado como una referencia para pequeñas y grandes empresas españolas, como la firma de ingeniería y tecnología Cidaut, que participó en esta entrevista con su visión de las ventajas y la trayectoria de trabajo con Alezes Abogados.

Su conocimiento y experiencia en el mercado alemán les permite ofrecer un servicio global, desde asesoramiento fiscal, mercantil o laboral hasta inmobiliario, de modo que se han convertido en «el trampolín para cualquier empresa que decida entrar en el mercado alemán». Además, Álvarez de León es un firme defensor de la expatriación y de que la movilidad internacional sea «casi obligatoria como antes era la mili». Así, este abogado defiende que su presencia en Alemania no sólo ha contribuido al desarrollo comercial de empresas españolas, sino también a la contratación y crecimiento profesional de abogados que se han incorporado a su firma.

¿Cómo surge Alezes Abogados?
Alezes Abogados surge en el año 2000. La idea de los 3 socios fundadores fue la de internacionalizar su actividad que hasta aquel momento estaba muy localizada en España. Todos ellos eran trilingües y por aquella época tenían aproximadamente 45-50 años, además se conocían desde la juventud a pesar de haber tenido trayectorias diferentes. La implantación internacional se produjo en Alemania con una sede propia, situada en Schlüterstr, así como con personal desplazado en distintos países en colaboración con despachos locales. La plantilla actual suma aproximadamente 23 personas (70% alemán y 30% españoles) y está localizada principalmente en Madrid y Berlínpero con fuertes vínculos en Polonia, Italia, Francia y Portugal.

Alezes Abogados, pioneros abriendo camino a empresas en Berlín¿Por qué decide el bufete llevar su expansión internacional a Berlín?
En realidad fue casi una casualidad que el despacho esté en Berlín y viene motivado por el contacto que existía con un abogado berlinés. De hecho muchos compañeros alemanes con los que se mantuvieron los primeros contactos, aseguraron que ir a Berlín para nuestro despacho era una locura y estaríamos abocados la fracaso. Con el tiempo se ha demostrado que los socios tuvieron buen olfato y cuando otros despachos españoles decidieron intentar la aventura berlinesa, nosotros estábamos presentes desde hacía varios años y por tanto teníamos una posición muy asentada. Berlín ha tenido un crecimiento en los últimos 10 años espectacular. Entre 2000 y 2005 tuvimos una travesía del desierto, a partir de 2005 hemos tenido una expansión espectacular, como indicio podemos decir que el mismo piso alquilado en una zona céntrica de Berlín cuesta ahora mismo aprox. 2,5 veces lo que costaba en 2005.

¿Cómo es Berlín cuando ‘aterrizan’ allí?
La verdad es que realmente fue una locura. Hoy Berlín es una capital conocida, en los últimos 15 años han venido cantidad de turistas a conocerla y España ha tenido un contacto muy intenso. Sin embargo, en el año 2000 Berlín era una ciudad arruinada. Arruinada completamente, no tenía actividad económica, el crecimiento que sufrió a mediados de los 90 tras la unificación había sido artificial y entró en una crisis-parálisis a finales de la década.

¿Qué parte de su actividad se dedica al mercado español?
100%. Nuestro despacho está especializado en ayudar a empresas españolas a instaurarse en Alemania. El hecho de ser un despacho español (y no un despacho alemán con un “spanish desk”) es lo que nos permite amoldarnos a las necesidades de nuestros clientes. Las necesidades de una empresa que comienza su actividad en Alemania van más allá de la constitución de una mercantil, en primer lugar consiste en advertir de los pasos que debe dar la empresa así como de las cuestiones que tiene que tener en cuenta incluso antes de empezar. Un caso muy típico es el de la búsqueda de un empleado para gestionar el negocio en Alemania, incluso antes de constituir la mercantil suele buscarse al personal y se hace bajo los parámetros que suele tener la empresa en España. Sin embargo, el desconocimiento de la tributación alemana en IRPF suele conllevar serios problemas a la hora de negociar el contrato.

¿Cuáles son sus servicios principales?¿Cómo ayudan a la empresa española en Alemania?
Asesoramiento fiscal, mercantil laboral e inmobiliario. Nuestro despacho sirve de trampolín a cualquier empresa que haya decidido entrar en el mercado alemán y en especial aquellas que pretenden entrar sin un desembolso demasiado elevado. Aportamos un soporte de gestión contable que permite al empresario apoyarse en nuestro despacho externalizando gran parte de las tareas administrativas y fiscales sin necesidad de tener un coste de estructura demasiado elevado. Además conocemos las diferencias fundamentales entre ambos ordenamientos y podemos advertir de los puntos conflictivos entre ambos así como prevenir muchos errores motivados por la inexperiencia en el mercado alemán.

¿Cómo es la adaptación de la empresa española al mercado alemán?
La empresa española tiene cosas muy positivas. El mercado alemán es un mercado muy saturado y especializado, pero también muy estático. El mismo ejemplo que he mencionado anteriormente sirve para darse cuenta que la innovación brilla por su ausencia en Alemania. Esto significa que la famosa frase de “no vamos a ir a Alemania a enseñarles nada” puede ser un lastre para la empresa. Al revés, hay que venir intentando aportar y la innovación bien sea por importar ideas nuevas, bien sea por la creatividad o improvisación de los empleados españoles tiene mucho que aportar en Alemania. Negativamente debo decir que la empresa española es reacia en general a gastar dinero de antemano. Son pocos los ejemplos de empresas que realmente tienen un presupuesto suficiente para implantarse en Alemania y es precisamente esto lo que les está impidiendo entrar en un mercado como el alemán. Todo está especializado y todo es caro ya que la estructura impuesta es que todo se vaya repartiendo en los distintos peldaños de la escalera. La empresa española sin embargo es de la opinión de que habrá que pagar cuando se haya generado ingreso: “ya ganarás cuando yo gane”. Esto no funciona ni funcionará jamás en Alemania y con esa mentalidad suele perderse el posible negocio incluso antes de haber empezado.

¿Cómo contribuye su propia internacionalización al desarrollo de las relaciones comerciales con España y de su propio bufete en Madrid?
Cada vez más, hemos tenido una época en la que los alemanes no han invertido en España dada la situación de crisis. Sin embargo creemos que esto va a cambiar, hemos hecho una apuesta por “alemanizar” nuestro despacho de Madrid desplazando a un compañero alemán que tras 3 años trabajando en la sede de Berlín ha pasado a la plantilla del despacho en Madrid. Los resultados de momento son buenos aunque no se ha cumplido ni un año de este paso. Además la confianza que hemos conseguido generar en los últimos años en el despacho de Berlín está haciendo que clientes españoles que en un principio sólo eran clientes en Berlín han pasado a encargarnos cuestiones también en el despacho de Madrid.

Alezes Abogados, pioneros abriendo camino a empresas en Berlín 

Tenemos la idea de que en Alemania funciona todo bien y rápido y en España, todo mal y lento. ¿Es así o son estereotipos que debemos desterrar o matizar?
La administración alemana funciona en general bien, si bien es muy lenta. Los tiempos de trabajo son los que son y acelerar los trámites es tarea hercúlea. En general, si uno está bien preparado las cosas funcionan bien y la administración no es un inconveniente. Lo que sí suelen ser es bastante antipáticos, pero a cambio de eso son trabajadores. La moral de trabajo en la Administración pública es envidiable en comparación con la del empleado público español. La segunda cuestión que llama la atención es la cercanía, en mi caso concreto no hay inconveniente en que yo llame al juez encargado del asunto y le comente alguna cuestión menor como cambiar la fecha de la vista y acordar la misma sobre la marcha. En España esto es impensable.

¿Qué ventajas e inconveniente tiene Berlín para un emprendedor o para una empresa que quiera internacionalizar su negocio y quiera hacerlo aquí?
Creo que en este momento las ventajas son casi innumerables. En primer lugar la imagen que tiene la ciudad la hace muy atractiva para los futuros empleados. Tanto por el ambiente como por el coste hay muchas empresas que están localizándose en Berlín porque los mejores empleados están dispuestos a vivir en Berlín con un sueldo menor. Desde un punto de vista de tecnología hay un “silicon valley” en Adlershof donde las propias empresas pueden interconectar entre ellas y avanzar apoyándose las unas a las otras. Además el crecimiento de la ciudad ha sido muy reciente y por tanto es una ciudad muy joven y dinámica además de ser relativamente barata. La escena cultural es muy vanguardista y a pesar de ser enorme no tiene ningún problema de tráfico. La calidad de vida es altísima si no tenemos en cuenta el frío, pero algo malo tenía que tener.

¿Cómo perciben a la comunidad emigrante española en Berlín?
Es totalmente nueva. Hace 10 años en Berlín sólo había turistas, erasmus y una colonia muy reducida. Ahora mismo es enorme y de todas las clases sociales. El crecimiento de la ciudad ha hecho que exista una colonia de expatriados en mandos intermedios o de dirección de las empresas que antes no existía. Además hay una nueva generación de chavales de 30 y que por haber venido hace 10 años como erasmus tenían una relación con Berlín y han vuelto en distintos tipos y formatos. La mayoría de ellos se mueven en el “Little Spain” Kreuzköln y suelen estar relacionados con el diseño, importación de productos españoles, mundo de internet y “miniempresas”. Sus valores no son los que podamos entender por clásicos y sus inquietudes vitales no son el fútbol y ganar dinero como en los 90 sino tener una vida a gusto consigo mismos. La forma de diversión es totalmente distinta a la que se conoce en España y los domingos se reúnen en el parque gigantesco a tomar dar un paseo en patines y tomar un picnic casero.

Da la sensación de que falta un organismo u organización que aglutine o represente a la colectividad, como sí existe en otras ciudades importantes de negocio español…¿Es así o cuál es su opinión?
Totalmente. Es un problema histórico, Berlín es la capital desde hace 15 años y con anterioridad la empresas se radicaban en Hamburgo, Frankfurt, Munich, Düsseldorf… En los últimos años la mayoría de las empresas buscan (y con razón) entrar a través de Berlín, pero efectivamente falta un organismo que aglutine y consiga amasar a la colonia. Existen intentos por parte de las autoridades españolas de fomentar esto y desde la embajada y la agregaduría comercial se está haciendo esfuerzos por mejorar la situación. Desde mi punto de vista una posibilidad interesante sería utilizar la cámara de comercio española en Alemania para este fin, sin embargo a día de hoy esta cámara está situada en Frankfurt Main.

Alezes Abogados, pioneros abriendo camino a empresas en Berlín

¿Cómo ve a España desde su despacho en Berlín?
Creo que falta distancia u objetividad para evaluar la situación, las discusiones habituales en España son muy regionales y lamentablemente los políticos no han tenido experiencia suficiente en el extranjero como para observar que lo que les entretiene suele ser poco importante. Falta seriedad y experiencia en el extranjero, me resulta muy chocante esa frase tan utilizada durante esta crisis que demoniza que los chavales han tenido que marcharse al extranjero por no encortar trabajo en España. Desde mi punto de vista es una bendición que esos chavales hayan tenido que marcharse de España a trabajar en el extranjero aunque sea por culpa de la crisis. La propia frase lleva implícita la idea de que marcharse es algo malo y que sólo se han marchado por culpa de la crisis, si no hubiera crisis no tendrían que haberse marchado. Sin embargo desde mi punto de vista, si todos los políticos de España hubieran tenido que marcharse un par de años a trabajar en el extranjero nos iría muchíiiisimo mejor de lo que nos va. La mayor parte de la gente que se marcha crece como persona y como profesional y al final vuelve. Y aunque no vuelva aportará siempre crecimiento a su país aunque sea desde el punto de vista social.


Más información y contacto: Alezes Abogados